• Portada »
  • Noticias
  • » Cuatro alumnas de la Escuela colaboraron en reportaje de “Contacto”

Cuatro alumnas de la Escuela colaboraron en reportaje de “Contacto”

Valeria Bastías, Francisca Pacheco, Rossana Farfán y Margot Anacona, estudiantes de cuarto año, participaron en la investigación del reportaje de “Pensiones bajo sospecha”, el último capítulo del programa “Contacto”, de Canal 13.

Las alumnas trabajaron con el periodista Juan Francisco Riumalló, profesor del Taller de Medios: Televisión, quien les solicitó ayuda para revisar documentación referida a los exonerados políticos de la dictadura, trabajo que se prolongó por un mes y medio. En Puroperiodismo puedes leer una entrevista a Ruimalló, donde profundiza en el proceso de investigación del reportaje.

A continuación presentamos testimonios de las cuatro estudiantes que cuentan su experiencia y el aprendizaje que obtuvieron.

Valeria Bastías ~ “Partimos trabajando poco antes de las vacaciones de invierno —después de una invitación abierta que realizó el profesor de Taller de televisión, Juan Francisco Riumalló— quien dijo que necesitaba compromiso y seriedad durante la investigación. Así fue como iniciamos nuestro trabajo, que consistió en revisar y buscar los documentos que debían acreditar la condición de exonerado/a política de una persona. Revisamos cientos y cientos de carpetas de personas que figuran como exoneradas políticas actualmente. El propósito era verificar que estas personas contaran con los papeles correspondientes que solicita la ley para dicha condición, pero en muchísimos casos se cumplió la tesis principal del reportaje: el comprobante de que estas personas habían sido exoneradas de sus trabajos era un certificado firmado por algún político o entidad gubernamental, como un senador, un diputado o Seremi. En muchos casos, dicho certificado era el único antecedente presentado para solicitar la pensión. En general no hubo grandes complicaciones, sólo el tiempo porque trabajamos en pleno periodo de exámenes pero hicimos turnos de trabajo y nos organizamos para revisar, ordenar, releer y devolver la documentación solicitada. El mayor aprendizaje: la rigurosidad. No bastaba con encontrar treinta o cincuenta casos, teníamos que revisar mucho más y asegurarnos de que le estábamos entregando información precisa, completa y útil al periodista realizador. Fue una gran satisfacción observar el trabajo final y haber trabajado con el profesor y con Soledad Millar. Ambos también están agradecidos de nuestro aporte en el reportaje”.

Margot Anacona ~ “Antes de las vacaciones de invierno nos reunimos un viernes en Canal 13 para saber de qué se trataba el trabajo, conocimos a dos estudiantes de otras universidades y el mismo día partimos con ellos a la oficina de exonerados políticos a buscar en eternas carpetas los certificados de parlamentarios que acreditaban esta calidad para obtener beneficios económicos del Estado. Nombres que se repetían, despidos por motivos políticos y períodos de elecciones eran los antecedentes más frecuentes. Aunque inicialmente la pasantía duraría dos semanas, se extendió a un mes y medio. Fue difícil compatibilizarla con los estudios, especialmente en la época de exámenes, pero nos organizamos para terminar con las cajas de carpetas que cada vez eran más. Debían ser revisadas cuidadosamente porque era el respaldo de una investigación seria, donde cualquier error podía ser fundamental y cada caso necesitaba una atención especial como los menores de edad o familias enteras beneficiadas, los que tenían como única prueba el certificado o los que habían rechazados y después de una apelación conseguían el beneficio aunque no entregaban más antecedentes. La experiencia en Contacto fue una oportunidad única que nos permitió trabajar en periodismo de investigación que siempre tildan de costoso. Los periodistas Juan Francisco Riumalló y Soledad Millar agradecieron la colaboración reconociendo que era fundamental para el reportaje contar con este respaldo”.

Francisca Pacheco ~ “El trabajo en Contacto consistió en buscar los documentos que debían certificar que cada persona cumpliese con la condición de exonerado político, lo que implicó revisar cientos de cajas, con alrededor de 50 carpetas cada una y éstas con cientos de papeles, algunos indescifrables o en pésimas condiciones debido a su antigüedad. A partir de esto debíamos comprobar que el documento que permitía acreditar la condición de exonerado político correspondiese a un certificado firmado por algún político, senador, diputado o Seremi y en el caso de que así sucediera -como ocurrió- debíamos fotocopiarlos en su totalidad, ya que los papeles pertenecían al Ministerio del Interior y no podíamos sacarlos de una de sus oficinas donde nos encontrábamos para que el profesor y Soledad Millar pudieran hacer las entrevistas correspondientes. Esto último fue uno de los principales problemas, porque sólo había una fotocopiadora y cientos de documentos, además de tener que llevar a cabo la investigación al mismo tiempo en que estaba terminando el primer semestre en la universidad. A pesar de todo fue una grata experiencia. Lo más rescatable fue volver a darse cuenta de que, aunque cueste sacar a relucir temas como estos e incluso puedan llegar a ser censurados, aún persiste –y debe persistir- ese afán de buscar la verdad en pos del derecho que tiene cada persona de conocerla, cumpliendo rigurosamente con el rol fiscalizador que se le concede al periodismo”.

Rossana Farfán ~ “A veces se cuestiona tanto el periodismo y su rol en la sociedad. Pero todos, acostumbran a quedarse con lo básico y pocos piensan más allá. Cruzar ese límite es más difícil y no todos asumen correr riesgos. Sabíamos que en el contexto en el que trabajaríamos no sería fácil porque estábamos terminando el semestre y además teníamos la presión sicológica, de cada una, de querer hacer las cosas bien en la pasantía en Contacto. Ayudar a recopilar información para Contacto fue una experiencia muy grata, porque sabíamos que tenía un trasfondo social importante que significaba cruzar el límite. Por último, agradecer la oportunidad y confianza de Soledad Millar y Juan Francisco Riumalló”.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *